Cuantas veces dormí encarcelada
y te vi bailar sobre la mentira.

Tan pertinentes tus ojos clavados en mí.
Sé que en el hartazgo me encontré
como las nubes a punto de tormenta
¡ya no quiero nada!
Si fuese una bruja verdadera ya estarías bajo un halo de rencor permanente,
todo para que sientas el fervor de un alma que siempre estuvo y ahora te olvida.
¡mi vida!
¡soltar!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s