Vanidad

tengo que aprender de tus vanidades me creo sumisa ante tus ojos color miel todo acaba con una canción dentro de tu pequeña habitación donde siempre vuelvo aunque duela es como un extraño placer que tengo que ocultar mientras tu guitarra me contempla humana.